>

Trabajando en remoto mientras viajas

Betabeers  Colaboraciones    07/04/2017


En este post vengo a contarte cómo me organizo para trabajar en remoto cuando estoy fuera de mi lugar habitual de trabajo.

Por qué este post

Este mes de Abril voy a asistir a una conferencia el Sofía, Bulgaria. Para poder compaginar el trabajo, visitar otro país y asistir a la conferencia, me he organizado para viajar durante el fin de semana y trabajar desde un coworking entre semana desde Sofía. Creo que es interesante si trabajas como freelance o en remoto y tienes la oportunidad de poder elegir el sitio de trabajo. Así que si estás en una situación similar y no lo has hecho nunca, ¡sigue leyendo!

Un buen sitio para trabajar

Lo primero a tener en cuenta es que no estás de vacaciones, y esto hay que tenerlo muy claro desde el principio. A pesar de que vas a viajar, eso no implica que sea un viaje de placer en el que vas a descansar y hacer turismo. Vas a currar. Puedes aprovechar los fines de semana y las horas libres para visitar el lugar en el que estás, por supuesto. Todo depende de cómo tú y la empresa, organización o los clientes para los que trabajes os organicéis.

coworking.JPG

Hace unos meses estuve trabajando desde Budapest. No viajé sola, por lo que nos quedamos trabajando desde el piso en el que nos alojábamos. Si vas en grupo y todos currais a distancia, es una buena opción. El piso estaba en el centro, tenía buena conexión a Internet y un gran espacio para trabajar. Si te alojas en un Airbnb, busca uno que tenga un lugar cómodo desde el que trabajar. Puedes llevar cables para conectar el portátil a una pantalla, ya que si hay pantallas en la vivienda puedes hacer uso de ellas. Los pros de trabajar desde la casa es que estás bastante concentrado, ahorras tiempo de desplazamiento y te ahorras los gastos de un coworking. Como contra podría ser que puedes caer en pasar más tiempo en casa, pero siempre puedes aprovechar la hora de la comida para comer en algún sitio cercano.

En esta ocasión, ya que viajaba sola, he buscado un espacio de coworking. En casi todas las ciudades suele haber más de uno, sólo es cuestión de comparar precios, ubicación y servicios. La verdad es que no puedo estar más contenta, ya que el precio me ha salido muy económico, además de que muchas veces tienes un día gratis para probar. A mí esta opción personalmente me gusta más, ya que estás en contacto con gente que está en tu misma situación, tienes un lugar en el que estar concentrado y te obligas a salir de casa y dar un paseo tanto antes como después del trabajo. Además, los servicios de un coworking incluyen café, imprenta o standing desk, entre otros. Muchas veces también organizan actividades.

Otra opción, por supuesto, es ir a una cafetería y trabajar desde allí. Esta opción está muy bien si vas a trabajar unas horas o quieres aprovechar para adelantar curro mientras recargas las pilas con un café. Hoy en día muchas cafeterías cuentan con una excelente conexión WiFi. Uno de los problemas es que no es la opción más recomendada si por ejemplo vas a tener alguna reunión online, ya que normalmente hay un incómodo ruido de fondo.

Aprovecha los viajes

Si tienes una gran capacidad de concentración y quieres aprovechar los trayectos mientras estás viajando a tu destino o de vuelta a casa, no dudes en llevar tu portátil en la mochila cuando vayas en tren, avión o incluso autobús. Mi experiencia adelantando trabajo o proyectos personales durante largos viajes en tren Murcia-Madrid y Murcia-Barcelona ha sido muy buena. Si necesitas Internet, puedes contratar una tarifa que te permita tener una buena conexión, pero también se pueden hacer muchas cosas offline. (Sí, se puede programar sin acceder a StackOverflow). Por otro lado, cada día hay más transportes que cuentan con WiFi, y aunque la conexión a veces no es la mejor, es muy útil para consultar alguna web o chatear con tu equipo. ¡Es increíble las cosas que se pueden hacer offline!

train.jpg

El horario

Puede que puedas permitirte trabajar con distintos husos horarios, y también puede que no. Nuevamente, esto es cuestión de cómo sea tu trabajo y cómo te organices. Nunca he trabajado con más de una hora de diferencia, por lo que no puedo ayudarte mucho en ese aspecto. Lo que siempre he procurado es mantener el mismo horario que tengo cualquier otro día normal, ajustándome al horario de todo el equipo.

¿Merece la pena?

Esto es según cada uno, por supuesto. Para algunos, esto puede suponer un gasto innecesario, o tal vez el hecho de estar en otro sitio te haga permanecer desconcentrado. Esta semana lo que hice fue aprovechar el tiempo después del trabajo para dar una pequeña vuelta o cenar algo por ahí. Si conoces a alguien que viva en la ciudad a la que vas, es una oportunidad estupenda para un reencuentro. Por ejemplo, tuve la suerte de conocer a una chica de mi beca Erasmus con la que cené en dos ocasiones y que me enseñó un poco la ciudad.

En mi caso, romper con la rutina de vez en cuando me hace que sea productiva, y a pesar de que no es algo que haga a menudo porque prefiero viajar de manera más relajada, las veces que lo he hecho ha valido la pena, he currado muy bien y a la vuelta me he sentido llena de energía.

Mis herramientas

Esto es lo que llevo conmigo cuando trabajo fuera:

  • MacBook Pro (uso esta funda tan chachi)

  • Nexus 7

  • iPhone 6

  • Auriculares plegables Sony

  • Cargadores & Cables

  • Un enchufe adaptador.

  • Libretas (mínimo una)

  • Mochila para llevar todo lo anterior. Ahora mismo uso ésta.

  • A veces también uso este soporte, depende del peso que quiera llevar (ya que eso hace que también tenga que llevar ratón y teclado)

Además, utilizo las siguientes aplicaciones:



Si estás buscando trabajo en remoto o quieres tener más información sobre el tema, te recomiendo que sigas las siguientes cuentas de Twitter y páginas web. Muchas de ellas tienen una newsletter a la que puedes suscribirte.

Gracias por las recomendaciones para este artículo a @maxxcan, @luisetelo, @xavis, @sedurey y a la gente de @murciafrontend.


Sobre el autor

Betabeers

Programmer