>

Entrevista a José Manuel Pérez @jmperezperez (Spotify, Estocolmo)

Miquel Camps Orteza     Entrevistas    24/04/2013


¿Te puedes presentar?

Me llamo José Manuel Pérez Pérez y tengo 28 años. Soy de Elda (Alicante), y mi twitter es @jmperezperez.


¿Cómo te entró la curiosidad por programar? ¿Cuál fue tu primer lenguaje? ¿Cómo aprendiste, por tu cuenta o con algún curso?

Empecé a sentir interés por la informática toqueteando un Amstrad PC2286 cuando tenía 7 años. Pero sólo lo usaba para ejecutar algunos juegos que tenía en disquetes. Más tarde empecé a ir a clases de informática primero aprendiendo a moverme por MS-DOS y Windows 3.11, y al final programando en Visual Basic 6.0, que fue mi primer contacto con el desarrollo. Y me di cuenta de que aquello me gustaba.


¿Recuerdas cuál fue tu primera página web?

Mi hermano era DJ aficionado y me hacía grabar en vídeo sus sesiones y hacer portadas para sus cintas de mezclas. Y ahí hice mis pinitos con una pequeña página web, hecha con las herramientas que tenía al alcance. Eran tiempos de FrontPage. Me ponía a ver el código de páginas como Terra o Marca, intentando reproducir lo que veía que me gustaba. Pero era bastante horrible saber qué ocurría ahí, con tanto CSS y JS metido entre HTML.

Por aquel entonces Javascript era un lenguaje menospreciado, útil para hacer algo tipo DHTML y hacer alguna validación. Y depurar el código era prácticamente imposible.


¿Qué herramientas usas diariamente? ¿Algún IDE en especial?

A la hora de escribir código utilizo Sublime Text 2. Para el control de versiones utilizo Git y para CI TeamCity. Me gusta utilizar validadores como JSHint o esprima. Y bueno, Chrome, Firefox y una máquina virtual con IE9.

En lo relativo a IDE, utilizo Sublime Text 2. Hace lo que necesito y lo hace muy bien. Es rápido y tiene una buena cantidad de paquetes que añaden muchas funcionalidades.


¿Qué blogs o usuarios de twitter sigues para estar al día del mundo de la programación?

Sigo muchos blogs sobre front-end y uso twitter para seguir, principalmente, a gente del mundillo. Lo cierto es que es bastante difícil seguir el ritmo y dedicarle el tiempo que me gustaría a las cosas interesantes que van apareciendo. Me gusta todo lo relacionado con performance y también acerca de las distintas librerías y herramientas que usa cada uno para desarrollar web. Al final todos tenemos problemas similares y no hay una única forma de solucionarlos.

Sigo a desarrolladores como Paul Irish, Addy Osmani y Christian Heilmann. También a gen te con la que he trabajado y son fantásticos desarrolladores, como Nurieta, David Iglesias y Alberto Gragera. Y más producto nacional como Javi Jiménez y Guillermo Pascual.

Y también me gusta el tema de diseño web y UX y sigo a Brad Frost y Simurai.


¿En qué empresa trabajas? ¿Tienes algún proyecto personal que quieras dar a conocer?

Trabajo en Spotify en Estocolmo como desarrollador web. Es interesante ver cómo una empresa cuya principal baza era una aplicación de escritorio ha ido transformándose en un producto web. Y me gusta verlo como un ejemplo de que al final la web está en todos sitios y tiene un enorme potencial.

Estoy escaso de proyectos personales. Cuando tengo un rato me gusta escribir algún post en mi blog jmperezperez.com. Suelo hablar sobre alguna técnica que encuentro interesante o sobre mi opinión acerca de algo relacionado con front-end.


¿Cómo fue la experiencia de buscar un trabajo en el extranjero?

Siempre me había atraído trabajar un tiempo en el extranjero y al final lo he podido hacer realidad. Creo que es una oportunidad única con la que aprendes a ver el mundo de otra forma. Ya no es sólo que te permita mejorar el inglés o aprender un nuevo idioma. De verdad creo que es enriquecedor ver cómo vive y piensa la gente de otros lugares.

Hoy en día es muy sencillo contactar con empresas del extranjero a través de twitter o LinkedIn. Y es sólo cuestión de voluntad de querer salir de la zona de confort y probar una nueva experiencia. En Estocolmo, por ejemplo, la demanda de desarrolladores es grande. Y hay un buen ecosistema de start-ups tecnológicas. Eso repercute luego en muchos eventos hacking y meetups en los que conoces a gente que hace auténticas virguerías con código.


¿Qué tal llevabas el idioma antes de irte de España? ¿Estudiaste algún curso?

Antes de irme a Suecia estuve trabajando en Tuenti. Allí, el idioma oficial de trabajo es el inglés, así que todo el código fuente, correos electrónicos y meetings eran en inglés. Y por poco que te guste la informática, al final acabas teniendo que buscar información sobre cómo arreglar este bug o cómo utilizar una herramienta. Y ahí el inglés es esencial.

También empecé a estudiar algo de sueco. Aunque en puestos IT no suelen exigir sueco, sí que es bueno aprender una base para poder integrarte y enterarte de lo que dice el periódico o lo que compras en el supermercado.


¿Podrías dar algún consejo o recomendación para quien tenga pensado dar el paso?

Sí, mi consejo es que quien esté contemplando irse al extranjero tiene que informarse bien sobre el país (coste de vida, disponibilidad de vivienda, clima...) y el mercado de trabajo (qué se demanda, cuál es la situación económica, qué conocimientos exigen). Y si se da el paso, hay que mentalizarse de que al principio puede ser duro, pero al final es una experiencia de la que se aprende mucho.


¿Hay eventos de programación allí que merezcan la pena? ¿Puedes comentar alguno?

Estoy impresionado con la cantidad de grupos de Meetup que hay en Estocolmo relacionados con desarrollo. Por ejemplo, hay uno de JS en general, pero también los hay grupos específicos de node.JS, AngularJS, meteor o, simplemente, web best practices. Y tienes que apuntarte bien pronto para conseguir plaza porque siempre están hasta la bandera.

Y prácticamente cada 1 ó 2 semanas hay algún evento hacking. Normalmente se plantea una temática y se facilitan múltiples APIs para desarrollar un proyecto. Y lo mejor es que suelen ir alguien representando a cada proveedor del API para resolver dudas. De hecho desde Spotify solemos asistir a estos eventos para dar soporte a gente que quiere utilizar nuestras APIs para sus proyectos y es una buena forma de recibir feedback de primera mano.